África es parte de la solución que precisa Europa.

Tras las recientes declaraciones de Nicolás Sarkozy a diferentes medios de comunicación “Europa debe financiar centros de internamiento en el norte de África”, debemos recordar la propuesta esgrimida de realizar un congreso de intelectuales de forma tal de apoyar a Somalia, bajo el argumento que salvar el continente Africano es restaurar Europa, tal como lo expresáramos meses atrás, destacando que los conflictos laberínticos en los que se ve envuelto Europa, deben ser abordados desde una perspectiva que contemple, como camino, como sendero, como método, como asimismo finalidad y teleología, el pensamiento y la reflexión para que en el mundo u occidente, quepan todos los mundos posibles, con la menor cantidad de conflictividades o precisamente con el fin de reducir las ya existentes y evitar el surgimiento de otras en estado latente o en potencia que explotan, lacónica y trágicamente, de tanto en tanto.

La llave que pretende instaurar Occidente, a las puertas de Hércules, para que se sepa en forma contundente y determinada, que en tales latifundios también se lleva un combate letal y efectivo, con el antojadizo fin de vencer a la incertidumbre, se llama “democracia”. Esta suerte de antídoto, ha fracasado en los hechos en cada una de las incursiones que se han realizado, sobre todo en África. Realizar una cronología de los momentos históricos y de la suerte de cada una de estas pretensiones en tierras africanas, no sólo que sería un trabajo que le pertenecería a la historiografía, sino que además no nos conduciría a poder observar las razones de cada uno de sus respectivos fracasos.

Occidente, plantea una escenografía mundial, en donde en uso de sus codificaciones, o categorías, académicas (como clara fuente tutelar) construyo la imagen mítica de las puertas de ingreso a una humanidad, en donde no sucede todo aquello, que sí sucede, en los campos, terrenos, sabanas o latifundios, que no se arrodillan, o someten, sin claudicaciones a los requisitos planteados, como condición “sin ecua non” para que sean parte de su generalidad, de su universalidad, de su condición de humanidad.

Estas situaciones, estos sucesos, estas inseguridades, que observamos en dosis homeopáticas por medios internacionales de comunicación (no vaya a ser cosa que se piense que a nadie le importa todo un continente…) no son más que lecciones ejemplificadores de un occidente que necesita de su contrapartida, de su pensamiento bifronte o binario o bipolar. Esas cláusulas tan occidentales, de lo bueno o lo malo, de lo negro o lo blanco, son los patrones categoriales con los cuáles manejan el mundo mediático y de la información. El procedimiento, claro está, es mucho más complejo, incluso sus resultantes. La violencia, como la utilizada en los tiempos de conquista, como para “injertar” los procesos viciados, que llaman “democratización” o los dioses implantados, que nada tienen que ver con la música y la danza como expresión fidedigna de divinidad, no pueden más que acarrear disputas, guerras, violencia y la exacerbación de las diferencias que se planteas desde la confrontación con el otro. Como si fuese un accionar en serie, no son pocas las investigaciones de diferentes espacios no viciados de esa finalidad occidental, quiénes denuncian ante el mundo, que el mismo terreno de estas experiencias político-sociales, son vastos terrenos para la experimentación médica o sanitaria, con los únicos fines de pingues ganancias de grandes laboratorios establecidos allende las fronteras de las puertas de la humanidad.

Esto mismo sino explica las grandes crisis humanitarias con diferentes y diversas enfermedades, al menos puede ser un interesante punto de partida para un estudio más pormenorizado y bajo clausulas científicas (es decir sus propias codificaciones, sus propias caracterizaciones que dicen aventar los temores, las incertidumbres, los espasmos de la humanidad, terminan generando mayores problemas, o lo que es peor, en nombre de esas soluciones, se producen un sinfín de situaciones violentas, que encuentran su justificación argumental y mediática).

Podemos encontrar en el sociólogo y filósofo Polaco, Z. Bauman extensos y reconocidos trabajos (Verbigracia: “Archipiélago de excepciones”, “La modernidad y sus parias”) de como el circuito de la imposición ficta de seguridad occidentalizada, termina en eso espacios de excepción, donde no existe patria, soberanía ni alimentos, es decir en donde los humanos residuales, son enajenados del espacio y del tiempo, que son los refugiados, bajo supuestas clausulas internacionales de protección, que lo único que hacen es desguarecer al humano de su humanidad, en nombre de una protección o seguridad inexistentes.

Sarkozy, como tantos otros líderes Europeos, que pretenden alambrar Europa, recrear artificialmente el Limos, de donde provine el límite que separaba el Imperio Romano de los terrenos Barbaros, antes que ordenar la creación de centros de internamiento financiados por Europa e instalados en África, debería auspiciar el desarrollo de congresos de intelectuales en tierras africanas, e instar, al eje franco-Germán (citamos nuevamente a Sarkozy en otro pasaje de la nota periodística “Si la pareja franco-alemana deja de existir, Europa se apagará”) de intelectualidad para que pongan su probado saber al servicio de la humanidad. Les ahorramos el trabajo de redactar la iniciativa y se las adosamos a la espera de que puedan ser parte de algo más inteligente que tratar de resolver las problemáticas de la naturaleza humana mediante la incentivación en las áreas más instintivas y menos razonables de nuestra compleja condición de humanos.

Somalia precisa del apoyo de los intelectuales del mundo.

Sí bien la cuestión del poder, siempre ha resultado (tal vez tras el histórico planteo Platónico del gobierno de los mejores) para los intelectuales, manejable tan sólo desde lo teórico, existimos quiénes, consideramos que la acción es previa al conocimiento y que por más que este, nunca se traduzca en lo cierto, lo verdadero, por ende lo absoluto (como la democracia que por ello es y será siempre expectativa) cayendo en tal persecución en abstracto en una omisión de actos perpetrados contra la humanidad toda, creemos tener la obligación para con nosotros mismos y nuestros conciudadanos (a riesgo de error filosófico, entre otros riesgos)  el poner lo que seamos, desde el campo intelectual, al servicio del Gobierno de Somalia (apoyado a nivel internacional por los organismos más reconocidos y legitimados del mundo) integrado, y de aquí una de las razones del porque apoyar a Somalia, como punto prioritario o punto de partida y no a otro país del globo, por hombres destacados de la cultura y de la intelectualidad.

El Presidente de Somalia, Hassan Sheikh Mohamud, es un intelectual local, Es uno de los fundadores de la nueva Universidad de Mogadiscio y procede del mundo de las ONG y asociaciones políticas del interior de Somalia. Pertenece al clan Hawiye, que se ha consolidado como el principal clan de la capital y de la región central (Banadir). El Presidente del Parlamento, Profesor Mohamed Osman Jawari, que proviene del clan Digil-Mirifle, fue uno de los redactores de la nueva constitución y es un abogado e intelectual reconocido. El nuevo Primer Ministro, Omar Abdirashid Ali Sharmarke, ocupó anteriormente el mismo cargo en 2010 bajo el Gobierno Federal de Transición. Formado en Somalia y Canada en Economía y Ciencias Políticas, antes de su reciente nombramiento era Embajador de Somalia en los Estados Unidos. Ha trabajado para Naciones Unidas en Darfur y en Sierra Leona  Datos propiciados por la embajada de España para Somalia). No es necesario el trazar una investigación de orden científico, para dar cuenta de las dificultades históricas, que aún no pueden ser subsanadas y que someten a diario al pueblo Somalí, a las calamidades más ruines que se puedan imaginar.

El planteo concreto, puntual y específico, es que todos aquellos, que hemos organizado, propiciado o hemos sido parte de algún congreso internacional tanto de filosofía como de las ciencias humanas, podamos organizarnos para en una fecha a definir para poder llevar el volumen de nuestras consideraciones intelectuales al aeropuerto internacional de Mogadiscio  (el lugar en donde menos riesgo corre la integridad física de los visitantes) y tras la presentación o coloquio, poder intercambiar un diálogo en calidad de aporte, de suma constructiva, a las autoridades de gobierno, para que no sólo puedan considerar útil o no las perspectivas que les dejemos, sino y por sobre todo, que se sientan parte de lo que son, parte de un mundo, que los considera, y parte de un campo que nos hermana o al menos nos debería; el intelectual.

Desde ya que es toda una complejidad en sí misma, y probablemente el escribir sea lo más sencillo, o al menos, en lo que uno tiene más despuntado el hábito, de todas maneras, me veo en la obligación de al menos considerar mi punto teórico desde el que parto. Independientemente del que  nos podamos liar, con las discusiones intelectuales, la intención, en este caso sería, que lo narrado sea un punto de partida, que nos conduzca a la acción, ut supra, planteada (El congreso filosófico o intelectual en Somalia).

Antes de lo estrictamente razonado, a todos y cada uno de los que tomen contacto con esta propuesta, en caso de que la compartan o le despierte un interés, se aguarda y espera, la participación activa para que esto que puede ser tan sólo una idea, se transforme con la energía de todos en una acción que lleve  más humanidad a uno de los lugares del mundo donde menos humanidad se ejerce,  y que con ello, todos seamos, luego, un poco más humanos en los diferentes lugares en donde vivamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s